Caracas 448

Caracas, hoy 25 de julio, está de cumpleaños; y está cumpliendo nada más y nada menos que 448 primaveras. Se dice fácil, pero en realidad representa un largo camino que ha implicado constantes remodelaciones, reformas y transformaciones que muy pocas ciudades del mundo se han dado el lujo padecer. Y es que los caraqueños son así ¿no? Siempre están innovando, mudando, y los que nos consideramos caraqueños putativos no podemos escapar de eso. Y finalmente ¿quién dice que no es esa capacidad de adaptarse al cambio lo que más nos seduce de esta urbe capitalina? Seguir leyendo “Caracas 448”

Saliendo de la soledad en los campos de algodón

María Karina De Gouveia

 “Odiar solo es duro, pero entre muchos se vuelve un placer”

Bernard Marie Koltés

      Caracas se torna eventualmente una gran obsesión para aquellos necios que nos empeñamos, de manera rebelde y hasta idiota, en permanecer sumergidos en la arquitectura de una decadente sociedad que se pierde ante la ausencia, ante la pérdida, ante el abandono y ante el olvido de ese ente todopoderoso que guía a los individuos de una polis.

Seguir leyendo “Saliendo de la soledad en los campos de algodón”

Sobre Gerry Weil

141286730_05699b0e44_zEste es un breve ensayo -creo que quedó más como una crónica- para la materia Apreciación Muscial de la Escuela de Artes-UCV y que quiero compartir, a ver si se interesan por este encantador artista.

“(…) Puso en el tocadiscos un alto de discos de Albinoni, Vivaldi y Scarlatti pues había decidido que unas horas venecianas, barrocas y superficiales, serían un buen remedio para las graves sombras de su espíritu, y, hundido en la cálida blandura de su sillón de cuero, la pipa escocesa de espuma de mar humeando entre los labios, cerró los ojos y esperó a que la música operara su inevitable milagro”.

(La tía Julia y el Escribidor. Mario Vargas Llosa) Seguir leyendo “Sobre Gerry Weil”

Un camposanto en el centro de la ciudad

30399538_714a8472a2_bNo es fácil imaginar que inmerso en el capitolio, y justo al frente de la plaza Bolívar, se encuentra sepultado, por lo menos, más de dos siglos de historia de nuestra ciudad. Después de una frustrada visita al Palacio de las Academias, que se encontraba cerrado, decidí caminar por el centro de Caracas. Al pasar al lado de un Simón Bolívar restaurado me fijé en cada detalle a mi alrededor.

Seguir leyendo “Un camposanto en el centro de la ciudad”

“¡Plaza Venezuela a dos mil!”

María Karina De Gouveia

 A las seis en punto de la tarde la Quinta Sinfonía de Beethoven anunciaba la llegada de un mensaje de texto que decía lo siguiente: “¿Vamos a la fuente de Plaza Venezuela?”. Un mensaje como este todavía puede extrañarnos a pesar del tiempo que ha transcurrido desde la inauguración de esta nueva atracción ubicada en el corazón de la capital; quizás esto ocurre porque aún no nos acostumbramos a que puede haber vida en un lugar donde en los últimos años ha crecido con velocidad la delincuencia y la indigencia. Ante un domingo que estaba a punto de morir, y que no prometía ninguna actividad interesante, decidí aceptar esta humilde invitación. Tomé una camioneta en la avenida Lecuna cuyo colector gritaba fuertemente: “¡Plaza Venezuela a dos mil!” indicándole a todos aquellos que abordaban la unidad el nuevo incremento del pasaje de transporte público. Al llegar a la fuente ya era de noche y se podía observar, con gran esplendor, todo el espectáculo que se propone aquella estructura. Después de observar que el reloj de La Previsora está apagado y que cada vez hay menos luz en Caracas por las razones que los venezolanos ya sabemos, estar allí, de pie, frente a la fuente y su espectáculo luminoso y musical, hace que se sientan esperanzas de que todavía queda electricidad como para poder sentarnos en esa plaza a disfrutar de una noche caraqueña. Seguir leyendo ““¡Plaza Venezuela a dos mil!””

Saliendo A Roma con Amor

María Karina De Gouveia

Al salir “A Roma con Amor”, las expectativas eran grandes después de la aún reciente nomina al Oscar “Media Noche en Paris”. Sin embargo, al ver el film, es difícil contar qué ocurrió con dichas expectativas, pues esta cinta, al igual que todas las producciones de Woody Allen, se parece a todas y a ninguna.

Precisamente esta sensación de estar viendo cosas nuevas que son sólo continuación de las anteriores narraciones hace del artificio de Allen uno de los más particulares de la empresa cinematográfica; aunque uno de los más fascinante,  sin duda, y que por esta misma característica garantizará la asistencia del publico a las salas de cine en la siguiente parte del maravilloso soliloquio de Woody que llevamos más de cinco décadas disfrutando. Seguir leyendo “Saliendo A Roma con Amor”